Seleccionar página
#Dibujos #Muestra

Cábala Criolla, por Lorenzo Amengual

Lunes 30 noviembre, 2020 |

El Museo de la Ilustración Gráfica de Buenos Aires y el Centro Cultural Roberto Fontanarrosa inauguran la muestra Cábala Criolla, treinta dibujos de Lolo Amengual, ilustrada musicalmente con videos de los tangos que inspiraron al artista.

 

 

Cábala Criolla. Treinta imágenes para interpretar los sueños, vencer el azar, alcanzar la fortuna, cantar y silbar. 

La muestra virtual, presentada conjuntamente con el Museo de la Ilustración Gráfica de Buenos Aires, cuenta con curaduría de Lorenzo «Lolo» Amengual y selección de videos de Hugo Maradei y Nicolás de Brun. El material reunido formó parte de exposiciones en el Centro Borges. Espacio La línea Piensa (Buenos Aires, 2009); Banco Nación. Casa Central (Buenos Aires, 2015); Centro Cultural Roberto Fontanarrosa (Rosario, 2019) y la Universidad Nacional de Quilmes  (edición 2014).

Link de la MUESTRA VIRTUAL 

 

Lorenzo Amengual

Confesión curricular
 
Nací hace mucho en Córdoba.
En los años 70, fui reconocido como humorista gráfico de cierto renombre. Se me acabó el humor en los 80. Sofocado el chistoso, logré que sobreviviera el dibujante, disimulado tras el diseñador gráfico y el hacedor de libros.
 
No voy a misa, pero soy de comunión diaria en los museos y puedo dar fe de la verdad que encierra el refrán que sostiene: “quién bien mastica lo que ve, algo termina aprendiendo”. Para opinar sobre el dibujo, tras seis años de cavar en lo duro, logré desenterrar la obra del dibujante Alejandro Sirio y después no pude parar; ni de escribir, mi nueva vocación, ni de dibujar, mi antiguo oficio.
 
Doy la razón a Paúl Valery cuando afirma “Los mejores ejercicios para la inteligencia son tres: hacer versos, cultivar las matemáticas o dibujar” y a Goya cuando, escribe “aún aprendo” sobre su último autorretrato, donde se ha representado como un hombre de larga barba, muy viejo, sostenido bastones.
 
Tales afirmaciones no prueban que todos los dibujantes seamos inteligentes, ni que todos los viejos podamos aprender, pero marcan opciones que pueden dar sentido a la vida.