Seleccionar página
#Aniversario

Homenaje al padre del Martín Fierro

Lunes 30 noviembre, 2020 |

El 10 de noviembre de 1834 nacía José Hernández. Recordamos al padre del gaucho Martín Fierro en su 185 aniversario. 

La historia inconclusa del libro argentino más leído, pensado y recurrido de todos los tiempos comenzó en 1873, cuando apareció en forma de folletos plagados de erratas, en un papel de ínfima calidad, con pie de imprenta de 1872. Poco antes, bajo el título “Martín Fierro”, el diario “La República” había anunciado: Muy pronto saldrá a la venta un folleto en versos gauchos con el título que encabezamos este suelto, escrito por el señor José Hernández. Entendemos que el gaucho Martin Fierro canta en su estilo nacional sus aventuras, sus desdichas y tribulaciones de su vida nómade y de soldado en la frontera. Los versos de Hernández se hicieron famosos con la velocidad del rayo. Es fama que los gauchos, en su totalidad analfabetos, los escuchaban devotamente congregados alrededor de los fogones o en la pulpería, por atención de un circunstante letrado que se los decía; y que los pulperos los encargaban a los mayoristas en ingentes cantidades, junto con los artículos de primera necesidad, como la yerba, para satisfacer su demanda

Su autor, José Hernández, había nacido en las Chacras de Pedriel, hoy Villa Ballester, partido bonaerense de San Martín) el 10 de noviembre de 1834 y colaboró siendo niño con su padre en las estancias donde éste se desempeñaba como mayordomo y más tarde, luego de la muerte de su madre Isabel de Pueyrredón en 1843, en establecimientos de la zona de Camarones y Laguna de los Padres, junto a su abuelo. La necesidad de un cambio de residencia, por sus problemas de salud, llevaron a su familia a que fuera llevado a esa zona pampeana, donde se generó su admiración por el gaucho y sus trabajos y costumbres. Había recibido ya educación primaria y parte de la secundaria. Enrolado en las filas del federalismo, se incorporó a las milicias del ejército de Buenos Aires después de Caseros y a las órdenes de Urquiza -con quien tuvo luego fuertes divergencias- participó de las batallas de Cepeda y Pavón en 1871. Adhirió a la revolución de Ricardo López Jordán que culminó con el asesinato de Urquiza y tuvo que exiliarse en Brasil.

Buena parte de su trayectoria posterior estuvo vinculada al ejercicio de una militancia periodística en diarios de Paraná, donde residió, como “El Nacional Argentino”, “El Litoral” y “El Argentino”; de Corrientes, como “El Eco”; de Buenos Aires; “La Reforma Pacífica” y “El Río de la Plata”, de Rosario “La Capital” y de Montevideo: “La Patria”, Tuvo asimismo una actividad política intensa como diputado y senador provincial por Buenos Aires entre 1881 y 1886, con una participación relevante por su discurso en favor de Buenos Aires como capital polemizando con Leandro Alem, también senador, que se oponía a dicha decisión.

Su actividad literaria anterior a “El gaucho Martín Fierro” había tenido notoriedad por “La vida del Chacho” (publicado en 1863) biografía y defensa del caudillo Juan Vicente Peñaloza, asesinado por las fuerzas nacionales en Olta, crimen del que Hernández responsabilizó al presidente Sarmiento, y por su “Instrucción del estanciero”, aparecido en 1881, donde sus conocimientos sobre la actividad rural y su visión del progreso que asignaba al campo siguen siendo visionarios.

Estando proscripto por Sarmiento y escondido en el Gran Hotel Argentino, cercano a la Casa de Gobierno, donde comenzó a escribir “El gaucho Martín Fierro”, aparecido como folletín en el diario “La República” en 1873, del que se sucedieron reiteradas ediciones hasta 1879, cuando aparece la segunda parte, “La vuelta de Martín Fierro”, que completaría el que ha sido definido por la crítica como una de las mayores obras de la literatura argentina. Hernández murió en Buenos Aires el 21 de octubre de 1886, a los 52 años.

Fragmento de la carta de Hernández a su amigo José Zoilo Miguens enviándole el «Martín Fierro»